Historia de la Escuela de Cadetes


PRIMERA COMPAÑIA DE CADETES El 17 de noviembre de 1906, una semana después de asumir, el Jefe de Policía dispuso crear el Cuerpo de Cadetes, cuyos integrantes, tras sucesivos ascensos luego pudieran aspirar a cargos superiores, iniciándose desde un puesto subalterno y formándose en la escuela práctica del servicio. La idea original buscaba disponer de agentes con preparación superior a la corriente entre el personal de esa categoría y destinarlos al servicio del radio céntrico de la ciudad. Por carecer en el presupuesto de la partida necesaria para ello, destinó 200 plazas de vigilantes que se hallaban vacantes para integrar la que se llamó Primera Compañía de Cadetes.-“Los Cadetes”, como inmediatamente se los llamó, debían presentarse diariamente a sus oficiales en el Regimiento 8 de caballería, en el Cuartel de Maldonado (Palermo). Allí se les pasaba lista y recibían sus fusiles Máuser y sables bayonetas, los que al terminar la jornada devolvían al depósito de aquel cuerpo del Ejercito.



Sin perjuicio de la instrucción en Palermo, la Primera Compañía de Cadetes-Agentes, en un momento tuvo como sede el Departamento de Policía. Poco tiempo después paso a una escuela primaria de Chile 1668. Allí desarrollaban las clases teóricas. Por cesión del ministerio de Guerra, luego el asiento de la Unidad pasó a la antigua Escuela de Tiro, próxima al Río de la Plata, también en Palermo.
Sección de Cadetes recordando los uniformes de Epoca.


A partir del 29 de diciembre de 1906 los Cadetes lucieron un uniforme de paño negro, con gorra de plato redondo con visera charol y carrillera, escudo policial metálico dorado y escarapela nacional de mostacilla.



A partir del 1º de Marzo de 1909 la Escuela funcionó en el predio de una quinta ubicada en Rosario 502, esquina José María Moreno, que perteneció a la estancia Lezica.



La Capilla de la Escuela Federal de Policía.
En ese momento se constituye la Segunda Compañía con solo 100 plazas y la misma calidad de instrucción. La casona de la quinta citada había sido construida en 1878 y lo alquilaba Policía para asiento de la Comisaría 12ª. El 3 de mayo de 1910 el Gobierno Nacional, por 332.000 pesos m/n, compró ese terreno de 8.300 metros cuadrados de superficie para la Escuela de Cadetes. Años después, previa demolición de la vieja Escuela, en ese lugar fue construido el edificio destinado a la Academia Superior de Estudios Policiales y del Instituto Universitario.



El 1º de septiembre de 1913 comenzó a funcionar en la Escuela una dependencia para la instrucción del personal de Agentes, con cursos de dos meses de duración. Un mes después se cambió la denominación tradicional por el de Escuela de Policía, comenzando a recibir a los Oficiales Inspectores y Sargentos de Comisarías, para ofrecerles instrucción militar, y a meritos y distinguidos, que no habían sido Cadetes, para cursar las materias indispensables para su formación. La Escuela de Cadetes comenzó a llamarse “Coronel Ramón Lorenzo Falcón”, a partir de 1928 en honor a su creador.
LA NUEVA CASA

Desde 1909, la Escuela funcionó en le predio de Rosario 532, Caballito. Allí albergó y formó a infinidad de hombres y de nombres que, como oficiales, contribuyeron al crecimiento y la jerarquización de la Policía Federal Argentina. Aquel crecimiento, justamente, tornó insuficiente el histórico espacio.-En los años 50 la búsqueda de tierras para un nuevo asentamiento se hizo imperioso. Se las halló en Villa Lugano, próximo a la autopista que une el centro de la ciudad con el aeropuerto de Ezeiza. La piedra fundamental del nuevo edificio se colocó en 1953 y su inauguración se concreto el 7 de abril de 1961.
El exioma que marca la filosofía de la Escuela, respetada fielmente por educadores y educandos.

El complejo formativo fue dotado de los últimos adelantos en material funcional, toda vez que el proyecto latiente era que los Cadetes tuvieran carácter de internos y que se llevase el ciclo lectivo a tres años, en lugar de los dos en los que entonces se dictaban para alcanzar el nivel de Oficiales.-Su creación acompañó la reforma de la metodología de la enseñanza y capacitación policial para adecuar el cuadro de Oficiales al curso de los tiempos. Posteriormente, a los aspirantes regulares de Seguridad, Bomberos y Comunicaciones, se sumó la rama Femenina.Hasta la promoción que ingresara en 1978 –año en que se incorporan los Cadetes Femeninos-, los aspirantes a Cadetes Masculinos y Femeninos de la Policía Federal debían contar con el tercer año secundario. A partir de 1979 se exigió el bachillerato completo, para poner énfasis en la formación profesional, en lugar de complementarla con los estudios secundarios faltantes. Al mismo tiempo, a partir de 1980 se extendió de dos a tres años el ciclo lectivo, con categoría de internado. RENOVADAS INSTALACIONES
.



Las instalaciones de la Escuela Federal se incrementaron en 1992 y 1993 con la construcción de un magnífico gimnasio cubierto, dotado con todos los elementos exigibles para la preparación física de los Cadetes.

^ Inicio 

Paralelamente a su puesta en servicio, se construyeron en el primer piso de la planta principal los laboratorios de Policía Científica para el conocimiento y práctica de análisis de los integrantes de los diversos escalafones.
Polideportivo cubierto en el cual los Cadetes desarrollan la exigente actividad fisica.


LA ESCUELA HOY. El instituto creado en 1906, apenas iniciado el Siglo XX, ahora, comenzado el Siglo XXI, sigue abriendo sus puertas a todos los argentinos nativos, de entre 17 y 25 años de edad, con estudios secundarios completos.-Luego de ser evaluados en lo intelectual, psicotécnico, aptitud física, ambiental y médico, año tras año nuevos Cadetes se suman al desafió de abrazar la arriesgada y sublime carrera policial, a la que quedaran entrañablemente ligados.-La capacitación se prolonga a lo largo de tres años. Los estudios son específicos según sean de Seguridad, Bomberos, Comunicaciones y Especialidad Pericias. En el tercer año los Cadetes concurren a pasantías en dependencias policiales articulando, así, la formación teórico-práctica adquirida con la práctica de la función policial.- Los Cadetes reciben una acabada capacitación, a través de materias como Derecho Procesal Penal y Derecho Penal, Derechos Humanos y Garantías Constitucionales, con reconocimiento universitario por parte del Instituto Universitario de la Policía Federal Argentina y otras entidades Oficiales, como la Universidad de Morón.-En el orden policial se dictan materias como: Derecho Administrativo, Práctica de Exposiciones, Práctica Contravencional, Teoría y Práctica Disciplinaria, Análisis de la Información, Historia y otras. A ellas se deben sumar las específicas de cada escalafón, que también poseen reconocimiento en las carreras universitarias que correspondan. Esta capacitación se complementa con el estudio de computación. Para ello se cuenta con dos salas de ultima tecnología con acceso directo a Internet para consulta de docentes y Cadetes. Sin perjuicio de ello, se dicta la materia inglés, que apunta hacia la conversación, de gran utilidad para el correcto desarrollo de la función policial.-En el aspecto profesional se dictan asignaturas como Armas y Tiro, capacitación Policial, Conducción, Educación Física y Defensa Personal.-



El Instituto posee, junto con los últimos adelantos técnicos-didácticos ya mencionados, los gabinetes de Fotografía, Balística, Rastros, Bomberos, Comunicaciones y de Instrucción; biblioteca, Sala de Lectura, Microcine, Polideportivo y dos polígonos para “tiro de escuela” y “tiro operativo policial”, lo que la convierte en una escuela modelo en Sudamérica, distinguida por la Organización Internacional Policía Criminal (Interpol), para sede permanente de la formación de funcionarios de Policía de América Latina y el Reino de España, efectuando el primer curso en 1995.
De esta Escuela depende la Banda de Música que habitualmente realiza presentaciones en entidades educativas, religiosas y culturales, en ocaciones junto con el coro integrado por Cadetes, como una manera de integrar a la comunidad con la Policía Federal Argentina.-


Finalizando el tiempo de enseñanza, los Cadetes egresan con el grado de Ayudante.-Esta escuela, modelo en su género, y con proyecciones en todo el continente, sigue así su marcha ascendente, tras un siglo de historia, habiendo alcanzado la certificación en Sistemas de Gestión de calidad de las Normas ISO 9001 en Octubre del 2002, ante el Ente Certificador BOREAU VERITAS CERTIFICATION, en el PROCESO DE FORMACION DE LOS FUTUROS OFICIALES DE LA POLICIA FEDERAL ARGENTINA; la cual año a año es renovada ante las auditorías realizadas por el mismo, así exigiendo día a día la mantención de este Instituto de formación.-